Con la comida no se juega.

¡Qué bien cocina el cocinero en casa de buen sombrero! Unos comen oro, otros comen hambre, otros comen calor y otros mucho frío. ¿Tú que comes, mi vida? ¿Pelotas y gallineros en soufflé?