Esperanza y realidad. Utopía.

“Esperanza”

Vivir es echarles un pulso constante a todos aquellos que consideran utopía a cualquier elemento, palabra u obra que, en un momento dado, se convirtiera en, una realidad. Es por lo que les escuece. Hasta la escucha de pensamientos en alto les atormenta y enfurece. Igualmente les aterroriza la idea de que te reveles y te atrevas a, mostrarles en su desnudez absoluta. Pelean y te hacen daño, como animales heridos en su orgullo; aun así, debemos seguir combatiendo con la mejor de las armas… La esperanza.

No abandonemos la conciencia y la condición de humanidad. No abandonemos la grandeza de sabernos libres. Sintámonos, orgullosos de que nos ha sido regalado el libre albedrío.

Mentir e inocular el miedo: Son sus armas preferidas, pero cambien, su talón de Aquiles. Todos somos seres de plena consciencia y conciencia; más solo son libres de pleno derecho, aquellos que no se rinden ante tanta seducción e hipocresía.

Solo comienza a pensar por ti mism@. La verdad, está a tu lado, y, sin embargo, ni te das cuenta. Si la balanza del bien y el mal, no se equilibra, tendremos que asumir las consecuencias. Cuando esto suceda, puede ser tarde.

“HONOR”, no es solo una palabra: Son hechos, actitudes, tomas de decisión, y por supuesto; contrapuesta a la palabra “VANIDAD”. La que tanto se menciona en la biblia y, considerada la cuna de todos los demás pecados capitales.

¿Por qué se me ha dado por hablar de este tema? Cualquier tema puede ser válido.

Lo que yo sienta no tiene que ser compartido por todos. Es algo privado o privativo. Una forma de pensamiento que debe respetarse. Es grande y fuerte. Os aseguro que, nada tiene que ver con este mundo, en el cual coexisto. No puedo daros más explicaciones. Es por eso por lo que no he perdido la esperanza; como tampoco he dejado de soñar. Algo que a menudo os recomiendo.

¿Ingenua?… Puede que sí. ¡Qué buena la libertad de pensamiento y el libre albedrío! Se nos ofrece ese regalo tan hermoso y, mirad, en que lo convertimos. Después de romper nuestro juguete, nos entra la rabieta, y echamos pestes sobre: Él; Dios.

“Dios”

Una simple palabra usada en muchas de las ocasiones, para otros propósitos que nada tienen que ver, con su esencia. ¿Será que nosotros, nos creemos Dios? En ese caso: Lo estamos haciendo, de perlas.

Para que sepáis un poquito más de mí, os diré además que; creo en los que nunca olvidan sus raíces, en los que aún habiendo nacido en buenas cunas, saben reconocer que, se les ha sido dado, y dan gracias por ello.

No dejaré de creer en que existen seres racionales; merecedores de la tan ansiada “LIBERDAD”.

La libertad es: Decir, pensar, construir, romper…creatividad y, humildad, CON HUMANIDAD; No olvidándonos de que, nuestra libertad termina, donde comienza, la del, otro.

Como decía el gran filósofo, Jean Paul Sartre

“Mi libertad se termina dónde empieza la de los demás”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .