#remember

“Recordamos”,

《Recordemos, pues…》

Hola de nuevo y buenos días a todos. Espero que estéis estupendamente.

Hoy os voy a contar la historia de una amiga, bueno, ahí lo dejamos.

Esta “amiga” tenía siete añitos y por aquellos entonces … Solamente cuento la historia a partir de ese momento: Se vio delante con un micrófono y más adelante tenía una guarnición de filas perfectamente alineadas. Detrás y a los lados estaban los profesores y, a su izquierda, la directora del colegio. Era por la mañana y había por costumbre, que, tenían los profesores, puedes decir una oración para comenzar el día y las tareas del colegio a la entrada. Por supuesto, antes de entrar al Colegio.

Y, ahí yo escondida, perdida en una de las filas, fui descubierta por la directora que me presentó a ese micrófono que tenía delante y me dijo:

-¡Ala! Reza tú la oración del día.

Yo en aquel momento…, ¡la gente no existía! Era como que estaba yo únicamente, y recordaba todo lo que había aprendido o que me habían enseñado. Entre esas cosas se encontraba la siguiente letanía u oración del día qué es esta que os voy a decir.

¡Sí me acuerdo…!

<<Una persona de fe no suelta letanías, cumple con ejemplo la palabra del Señor, en cualquiera de sus nombres, más nunca se se utilizará en vano su nombre, como ocurre lamentablemente>>

Señor mío, y Dios mío: os doy gracias por haberme creado, redimido, hecho cristiano y conservado la vida. Os ofrezco mis pensamientos, palabras y obras de este día a honra y gloria vuestra. No permitáis que os ofenda…

¡Vaya por Dios, se me ha ido de la cabeza!

“Señor mío, y Dios mío, os doy gracias por haberme creado, redimido, hecho cristiano y conservado la vida. Os ofrezco mis pensamientos, palabras y obras de éste día, a honra y gloria vuestra. No permitáis que os ofenda y, dame fortaleza para huir de las ocasiones de pecar”.

Pero ahí quedó todo; no hubo ovaciones, sin embargo, la directora me felicitó encantada, no podía creerse que una niña de siete años supiese ese tipo de oraciones ni pudiese decirlas con tal desparpajo.

Buen día a todos y nada más… ¡Por hoy!

Atentamente: Esa amiga que es igualita que yo.

No hay malas intenciones en lo dicho o escrito. Las malas intenciones son como el miedo; cada uno coge el que quiere.

Foto personal de portada.

Autora: María Preciosa Cabral Pérez

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: