Dejar pasar

-¡Continúa!¡Termíname!

“Dejar pasar…”

Ese bolso de revista se transformó convirtiéndose en “Tú y yo”.

Mis títulos sirven de mofa gentil; esos títulos incomprendidos que , quizás, no vienen a cuento .

El hecho de bajar al sótano y de remover entre mis creaciones, entre todo lo que guardo y todas aquellas cosas que construí con tanto empeño y las que nunca obtuvieron su merecido reconocimiento como arte, me hicieron sentir nostalgia y decepción al mismo tiempo. Claro que el concepto de, arte, es relativo al igual que la, belleza.

¡Hay tantas cosas que debemos dejarlas pasar…!

Este sótano sigue lleno de polvo en ese rincón, tal y   como lo recogí, así se quedó. Ya han pasado unos cuantos años y ni siquiera me he molestado en pasarle un plumero.

El tiempo parece haberse detenido, y cada vez que me acerco me gritan los cuadros, la marroquinería, los cristales, los marcos, la joyería y , un sinfín de proyectos a medias por terminar.

-¡Continúa!¡Termíname!

No me quedan fuerzas suficientes para continuar por esos derroteros; al menos en estos momentos donde todo me resulta un sinsentido.  

Tengo el alma dolida en el sentido más duro de la palabra, no así mi ego, que se mermó hace bastante tiempo, quedándome con el carácter que me es propio y que es algo muy distinto.

Como siempre hablo y hablo, escribo sin esperar aprobación ya que la libertad para elegir palabras, como todo lo demás,  es sagrada para mí.

Y ahora mi viaje estará entre el sueño y el tiempo esperando un buen trato, y yo…, aprendiendo a dejar pasar todo aquello que ya  queda a mis espaldas.

Cuídense mucho.

Novoartess: P&c

A %d blogueros les gusta esto: