Bla, bla, bla …

Así como las mentiras tienen las patas cortas, las verdades ponen a cada cual en su sitio y no dejan regresar a un pasado que, sin duda, fue bello, existió, terminó. No quiero más mentiras; no, medias verdades, nó, a un “no retorno”. Cuidate de lo que haces y, cuidate de, a quién se lo haces ya que el próximo eres, tú.

La realidad… no interesa.

La generación de cristal es incapaz de hacer frente a lo que sucede a su alrededor. Le preocupa más su mundo virtual ya que, no les falta su paguita semanal. Un niño, no es un juguete... La educación ambiental, forma parte de la futura calidad de vida de cualquier ser vivo. Educar en valores nos hace más libres que cuando esta educación se educa en, depredadores.