“Diario mínimo, de una sola noche”.

“Diario mínimo, de una sola noche”. Era una noche cualquiera donde descansaría en una de cualquiera de las camas, entre tantas que allí hubiera. Sobre un colchón usado y debajo de la cama…unas cenizas, nuevas. Eran las cenizas de un padre, dentro de un tarro cualquiera. Al colchón le salieron letras, a las sábanas, manchones …