“El camino”.

“Hacemos caminos colocando nuestras pisadas mientras, cargamos con los guijarros a medida que se cuelan en nuestros zapatos y, terminamos con el alma llena de heridas y con el cuero, desgastado”.

El mundo sigue ahí.

“Regresaba de noche por caminitos de piedras. Tenia estrellas en el cielo y, otras en la tierra en formita de luciérnagas que no me dejaban caer, por mucho que caminase, ligera”.

Bla, bla, bla …

Así como las mentiras tienen las patas cortas, las verdades ponen a cada cual en su sitio y no dejan regresar a un pasado que, sin duda, fue bello, existió, terminó. No quiero más mentiras; no, medias verdades, nó, a un “no retorno”. Cuidate de lo que haces y, cuidate de, a quién se lo haces ya que el próximo eres, tú.

TUS EMOCIONES…

Las emociones son como la sensibilidad; cada uno la gestiona, la controla de la manera mejor posible, pero no está de más seguir algunas pautas.