Donación. Interesad@s.

CIMG9224

 

Dirigido a: Interesad@s que quisieran recogerlas en el domicilio social que figura en el blog. No deseo ningún dinero ni reconocimiento. Mi causa está relacionada con  la prevención y,  expansión del COVI 19. Motivada por la falta de recursos de que  se puedan disponer en ciertos lugares.

  • Quisiera resaltar que es más importante una mascarilla, que  no tener nada.
  • Las mascarillas estarían hechas con tejidos de algodón, fibras sintéticas, poliéster, nailon, foamizado de rasete, fieltro ente otros. Estos tejidos están totalmente desinfectados.

Algunas de ellas se pueden considerar prototipos.

Dado que defiendo el reciclado; están hechas a partir de, material reciclado (sábanas de algodón, fieltros  y, otros).

No puedo más que, construir de manera sostenible. Por ello son reutilizables y aconsejo individualizarlas para optimizar los recursos.

Modo de uso y mantenimiento:

Se deben de acompañar de gafas grandes, de cualquier tipo, (a ser posible).

De no ser así, después del contacto con cualquier persona y, sin sacarse dicha mascarilla: Lavarse las manos y los ojos, con un jabón normal de toda la vida usando papel desechable para la limpieza de mucosas y manos (nunca utilizar el mismo papel entre manos y mucosas). Mientras que nuestra piel es una barrera formidable, estando sana y sin heridas abiertas,  ante cualquier bacteria o virus; las mucosas, son las zonas más receptoras de contaminantes, (genitales, boca, nariz y ojos).

Las mascarillas están preparadas para lavarlas con jabón normal. Sin más. Y, si no se está satisfecho, puede meterlas en lejía apta para el consumo, (dos tapones de lejía por litro de agua). Ahí se dejaran unos 30 minutos. Dejar secar al sol si es posible y, dar un planchado. De tener que retirar la mascarilla por agobio; hágalo siempre, hacia abajo. Si puede aguantar con solo bajar la parte de nariz, por un rato solo; mucho mejor. Al finalizar la jornada lavarla siempre y, tener la otra disponible ya, (si no, antes).

Tenerlas siempre listas para utilizar de nuevo.

Cada individuo, deberá de disponer de un par de mascarillas. Suyas exclusivamente; con la recomendación de seguir las instrucciones anteriores.

No olvidarse tampoco de meter en la lavadora toda la ropa usada ese día. Si eres personal de riesgo; a la entrada a tu vivienda, dispón de bolsa para recoger tu ropa de calle, desinfectar tus manos y pasar a la ducha. No te olvides de dejar tus zapatos Incluso fuera de casa, si tienes la posibilidad o, en la en la entradita, (siempre en el mismo sitio) y, cambiarlos por otros que no tocasen la calle. Más tarde con guantes y mascarilla, colocar lavadora con tu ropa sola. No es necesaria agua caliente. Ahorra energía. Sale más ecológico y económico. Una vez seca, dele un planchado, pues alcanza una alta temperatura, la cual, rematará la desinfección.

Termino dando las gracias y  pidiendo perdón, si he resultado prepotente en mis opiniones y, conocimientos como ex, Auxiliar de Enfermería.

Solo de pensar en el endeudamiento a que nos veremos sometidos en un futuro, el enriquecimiento de laboratorios y fábricas cuya producción es externa al país en su gran mayoría y, la de miles y millones de toneladas de mascarillas u, otros residuos, que los han preparado para usar y tirar…me pongo enferma.

Además de ver el comportamiento de algunos desalmados que ni siquiera tienen la delicadeza de dejar esos desechos en su contenedor o papelera correspondiente, o que no reciclan, en general.

Después hablaremos del cambio climático y del futuro  del planeta TIERRA. ¡Cuánto cinismo!

Material que se donaría, composición:

  • Un par de mascarillas en foamizato de rasete y fieltro. Talla G.
  • Un par de mascarillas en algodón. T G.
  • Un par de mascarillas en algodón. T P.
  • Un par de mascarillas en algodón y fieltro. T G.
  • Tres pares de mascarillas en algodón. T L.
  • Siete pares de mascarillas en fieltro y cinta de espiga en poliéster. T M.
  • Quince pares de mascarillas en algodón, acrílico y, cinta espiga de poliéster. T M.
  • Lamento no disponer de ciertos materiales. Espero que esta labor hecha con todo cariño y responsabilidad, pueda serles útil. Recuerden que son reutilizables. Seguramente como son reutilizables y, no han pasado los controles de sanidad como miles y miles de ellas, que hoy se están usando; seguramente muchos seréis escépticos.
  • Queda mucho camino por delante para que se comience a creer en el reciclado.
  • Queda más camino todavía, para concienciar que estas mascarillas llevarían el mismo procedimiento de desinfección, que las ropas y sábanas que se llevan a lavar y, desinfectar de  los hospitales. La única diferencia es que: Tú te haces cargo de su mantenimiento. Eso significa que no tiras, que no creas más basura, que trabajas con poquito; por respetar más el planeta.
  • Adjunto una foto de las mismas. (En las mascarillas, de tejidos blandos, la parte ovalada es hacia abajo. Si en algunas quedase flojo, solo tienen que tirar del cordón por debajo de la oreja o, ajustar con un pequeño nudo).
  • Colocar primero un lado de la oreja y luego el otro lado.

 

Lo lamento. Como ya he dicho anteriormente; no disponía de otros materiales, por la confinación.

  

 “Si tu mano toca la mía, tu vida es la mía”.

“Si lo que desprendes es ternura; la piel de tus manos, sobre las manos de un enfermo, es el hilo  más conductor de energía positiva que existe. Un poder que no alcanzará jamás todo el oro del mundo junto; siendo éste, el mayor causante de desdichas.”

 

 

Jazz. “Mala sombra Jazz”.

 

La música en sí, ya es arte: El Jazz es indescriptible.

Aquí os dejo un enlace, el cual , me ha interesado bastante. En él, hay referencia a la gran aportación al JAZZ, de las mujeres invisibles en este campo, no teniendo la consideración que se hubieran merecido y, merecen.

https://culturainquieta.com/es/ciencia/itemlist/tag/jazz.html

Hay muchos comienzos así. En lugares poco conocidos. Lugares donde amantes de este estilo de música, dan oportunidades . Es una muy mala grabación, pero os aseguro que en directo, el sonido cambia bastante.

Esta muestra, no se podrá comparar con los grandes profesionales, por supuesto; sin embargo, hay ciertos sonidos , que te transportan a otro lugar en el que no hay pensamientos ni deberes pendientes.

“El gran poder de la musicoterapia”.

Siempre: Si puede ser, en directo.

Conciencia.

Enlace: https://www.facebook.com/nubia.martinezgarcia/videos/1986780178105966/

 

Enlace: https://www.youtube.com/watch?v=RVnkkJaCuRo

“La importancia del reciclaje”.

Comunicación…???

Tal vez…

El abuelo Piruleta y su Gato Pirulín.

Me temo que a Pirulín, no le ha entusiasmado la historia; a juzgar por su mirada.

En el mar nos vemos …mi niño.

“¿Dónde vas, mi niño?”

¿Dónde vas, mi niño?

Me voy a la fábrica de chocolate, mamá.

Pero, las fábricas son feas y ruidosas.

Pues todos mis amigos, van hacia allí.

Pues si vas a ir, hazlo por la noche.

De noche no se ve, madre.

Pues si te vas  a ir de día, mi niño; mal te veo.

Madre, estoy cansado de ver siempre lo mismo.

Me estoy enterando que quizás, no veas bien, mi niño.

Veo mejor que tú mamá. Ya lo sabes.

Hijo; yo no veo peor que tú, veo diferente.

No te entiendo madre. Ya está decidido.

Llévate una chaqueta buena; de lana.

Una buena canasta; de hielo de la montaña.

Llévate una gran caja vacía.

Llévate unos zuecos;  de madera o gordo esparto.

Llévate, la merienda. No te olvides de la merienda.

Madre, ¡que pesada eres! Siempre dices lo mismo.

Yo ya soy mayor, además voy con un millón de amigos.

Pues si se supone que, lo sabes todo… ¿Qué más te puedo recomendar?

Permíteme que te abrace y llore, cuando partas.

Madre, no es para tanto; solo me voy de excursión.

No es porque te vayas de excursión, hijo.

Es que te vas a una,  Fábrica de Chocolate…

Si eso te hace feliz…ve.

No veo madre, ¿Por qué, tanta preocupación?

Ya dije que soy mayor y, se lo que es ser mayor.

Mi única pena madre; es no ser puro.

Ya te conté mi historia, hijo. Si estoy, es por olvido.

Ya madre; yo deseo, explorar, vivir o, morir.

 ¿Quieres que te cuente otra historia, hijo?

Ya se hace tarde, madre. Ahora, no.

Pero, no llores aún madre. Salgo mañana.

Mañana me lloras todo lo que necesites.

Hijo mío, ¿tú sabes lo que hacen en esas fábricas de chocolate?

Sí, claro; hacen muchos dulces de chocolate.

Y, ¿tú sabes quién eres y, lo que eres?

Madre, yo soy una onza de chocolate; una buena onza de chocolate.

Pues bien; Solo te quería recordar esa historia: Mi última historia.

Cuando me la contaste, tampoco sentí miedo.

Ya lo cero, mi niño. Eres valiente. Eres mayor

Seguro que entendiste de verdad.

 

Buenos días hijo, ¿has desayunado bien?

Si madre. Ya está todo listo para la partida.

Deja de abrazarme tanto y de llorar, que se me está manchando la ropa.

Adiós hijo.

 

 

Mi único consuelo es que eres de alta calidad. Podrán saborearte, los aristócratas. Se deleitaran sus floreros o, floreras con tu sabor. Harás feliz a muchos tontos. Tontos sin noción de  sentidos. Tontos, carentes de raíces propias. Me alegra pensar que se gastarán una fortuna en implantes. Más me alegraría que se quedasen  todos mellados. Me alegraría que reventasen de una  subida de azúcar en sangre. Adiós hijo querido, hasta nunca. Mejor que no escucharas mis deseos. Si estuvieses aquí de nuevo…más  que te contaría.

Mejor retirar todo lo dicho. Ni siquiera el pensarlo.

“Quien desea el mal al  a su vecino; le viene el suyo de camino”

¡Qué coño!… soy una onza  gorda, de chocolate. Del bueno y, olvidada.

Echando cuentas; acabamos igual. Yo acabaré en la basura, por lo dura que estoy y, tú, mi niño, serás el resultado de una cagada. Nos vemos en el mar. Todo llega a él.

Cualquiera lo diría… !

Cualquiera lo diría”.

Pensar en algo que deseas hacer y, que te cuestionen siquiera, el que puedas llegar a pensarlo. Como si estuvieses supeditado a los pensamientos de los demás.

Un murmullo que deja entrever la necesidad de quienes son; tan poco transparentes. Tal que aguas turbias de un lodazal.

Como si de ellos brotase la supremacía del saber, del apostar, del derrotar, de cansarte. Sobre una línea negra vas caminando y, controlando el seguir en equilibrio; a unos dos mil metros de caída libre y, sin red.

Te obligan a jugar cruzando un paso a nivel sin barreras: Con un tren  de alta velocidad, delante de tus narices. Te sumergen entre la muchedumbre, cuando sientes agorafobia, te mandan bailar, cuando tienes los pies llenos de llagas. Te obligan a comer, cuando estás lleno de ver como tantos pasan hambre y, ya tú, no quieres comer puesto  que la comida, hasta te sobra y te agoniza.

Te ves en un espejo distorsionado donde no eres tú, si no…Alguien,

Te hacen sentir incapaz, inepto, inusual y, tienes que coexistir junto con esta fachada de individuos a toda costa, ya que, se ha montado todo un complejo mundo para ti y la generosa usura. Un sencillo mundo lleno de usureros y, acompañados de otros que, se jactan cuando consiguen apropiarse de tu dignidad: Solo se ven satisfechos ya, al verte  convertido en nada.

 

 

Quien soy, qué hago, qué pienso.

images

 

IMG_20200228_121857